Colesterol

El principal esterol de los animales superiores. Fórmula: C27H46O. M = 386.64 g/mol. Funde a 148 ºC (anhidro) y hierve a 360 ºC con algo de descomposición. Densidad: 1.2 g/cm3 (para el monohidrato). Se halla presente en todos los tejidos corporales (componente principal de todas las membranas biológicas), especialmente en el cerebro (donde aproximadamente el 25 % de los lípidos presentes es colesterol), en la médula espinal y en las grasas y aceites animales. Prácticamente insoluble en agua, soluble ligeramente en alcohol, apreciablemente soluble en éter, cloroformo, benceno, piridina. Es el principal componente de los cálculos biliares. En plantas se ha identificado en los aceites de coco, de semilla de algodón, de soya, de maíz, de cacahuate, de aguacate, de oliva, etc. En plasma sanguíneo el colesterol total debe ser menor a 200 mg/dL. Los niveles excesivos producen aterosclerosis (con afectación a corazón, cerebro, arterias periféricas), en comorbilidad con diabetes mellitus, obesidad, hipertensión arterial y enfermedad vascular cerebral. Los términos de colesterol bueno y colesterol malo no están referidos al compuesto en sí, sino a las lipoproteinas de alta densidad (HDL por sus siglas en inglés) y a las lipoproteinas de baja densidad (LDL), respectivamente. El “colesterol bueno” contiene escaso contenido de lípidos e interviene en el transporte de triglicéridos y del colesterol mismo de la circulación sanguínea hacia el higado para su metabolismo, y desde éste nuevamente de regreso a torrente sanguíneo para su utilización en tejido muscular y adiposo. El “colesterol malo” o aterogénico (el cual, hasta en un 25 %, se obtiene por via exógena, esto es, desde los alimentos) se sintetiza de manera endógena en el hígado; por sí mismas, estas lipoproteinas no tienen efecto nocivo, y su función consiste en transportar colesterol a los tejidos del organismo, pero si se encuentran en exceso pueden acumularse en las paredes de las arterias y obstruirlas. Los límites máximos permitidos son para HDL > 40 mg/dL en hombres, > 50 mg/dL en mujeres; para las LDL 150 mg/dL. No obstante, debe enfatizarse que diversos cuerpos colegiados se reunen periódicamente para revisar estas cifras debido a que se encuentran en constante cambio, como consecuencia de los cambios en los hábitos alimenticios humanos. Hasta hace algunos años se consideraba que cifras bajas de estas lipoproteinas eran la causa de diversas enfermedades; actualmente esto se ha descartado debido al alto indice de obesidad, de diabéticos, cardiópatas, de pacientes con síndrome metabólico y con enfermedades tiroideas. Los principales alimentos con alto contenido de colesterol son la leche entera y sus derivados, huevo, carnes rojas, mariscos, coco, etc. No hay enfermedades hoy descritas como consecuencia de una deficiencia de colesterol. Nombres alternativos: 5-colesten-3β-ol, colest-5-en-3β-ol, colesterina, 3β-hidroxi-5-colesteno.
En inglés: cholesterol.